El término influencer suele generar una imagen de YouTubers hablando sin parar de sus nuevos productos favoritos. Colaboran con diferentes marcas para probar sus productosy dar una opinión imparcial a su audiencia. Además, promueven nuevas campañas y asisten a eventos con otros creadores. Pero, ¿en qué medida les funciona realmente el marketing de influencers?

¿Funciona realmente el marketing de influencers?

¿Qué es el marketing de influencers?

El marketing de influencers es un proceso mundialmente reconocido en el que las marcas y las empresas contratan a influencers para promocionar sus negocios. Buscan personas que tengan los conocimientos y la experiencia deseada en este campo. Además, también se fijan en el ritmo de aumento del engagement y el alcance de sus influencers.

Sin embargo, el marketing de influencers no siempre consiste en pagar a alguien cien mil dólares. En cambio, las pequeñas empresas y los microinfluenciadores suelen trabajar juntos mediante un sistema de trueque.

Saben crear

Publicar en las redes sociales es mantener la autenticidad e inyectar ideas únicas para todo. Todo, desde el fondo de la foto hasta el atuendo, el maquillaje, el calzado y el atrezzo, debe estar coordinado por colores. Tus postes deben ser llamativos y adecuados para el evento.

Los influencers, los creadores de contenido y los blogueros están en la cima de la producción de ideas creativas. Saben moldear su experiencia, conocimientos y habilidades en algo valioso y productivo para la campaña de la marca. En otras palabras, estos expertos pueden ayudarte a promocionar diferentes productos o servicios sin importar el género.

Además, sus crecientes visualizaciones en los carretes de Instagram dan a conocer tus próximos eventos y fiestas. Las marcas pueden aprovechar estos eventos para lanzar algo nuevo y añadir más bondades a su gama.

Los influencers pueden construir la integridad de una marca de muchas maneras:

    • Vídeos de unboxing de productos

 

    • Demostraciones de productos

 

  • Probar nuevos productos y revisarlos en carretes y tomas.
  • Vídeos de transformación de maquillaje
  • Fotos de los productos
  • Asociaciones y colaboraciones de trueque</span/li>.

Menos es más

Mientras todo se apagaba, el marketing de influencers estuvo en su apogeo durante el inicio de la pandemia mundial en 2020. Los influencers fueron de los primeros que supieron utilizar los recursos disponibles y crear maravillas.

 

¿Funciona realmente el marketing de influencers1

Según ellos, consiguieron crecer en suscriptores en medio de la miseria al saber lo que querían. Da a las marcas una oportunidad de oro para gastar menos en campañas y obtener el resultado deseado.

No tienen que contratar a un fotógrafo profesional, conseguir ropa cara, pagar a maquilladores o buscar atrezzo para sus influencers. En cambio, estos creadores lo gestionan todo por sí mismos y entregan contenidos de primera calidad dentro de un plazo. Las empresas solo tienen que gastar el tiempo y las habilidades del influencer.

Tiene demanda

Según una encuesta, hasta el 1,70% de los adolescentes tienen en cuenta las recomendaciones de un influencer por encima de los famosos. Para ellos, estos creadores de contenidos y blogueros son los mega influencers.

 

Les encanta ver lo que pasa en la vida de su influencer. ¿Ha conseguido alguien un nuevo trabajo, o se va a casar o a mudar? La gente vive para este té, ya que da sabor a sus monótonas vidas. Además, las historias inspiradoras de los influencers también motivan a la audiencia a trabajar duro, a mantener la constancia, a conseguir grandes cosas y a ser mejores personas.

De esta manera, ellos crecen los miembrosmientras entretienen a los que prevalecen. Una vez que su alcance y tasa de compromiso aumentan, obtienen mejores oportunidades de negocio en este campo. Por otro lado, las marcas obtienen a alguien que puede entregar los números de sus sueños.

Relaciones cordiales

Conocer mejor al público y construir relaciones cordiales a largo plazo con él es un hueso duro de roercrack para varias marcas . Debido a la falta de comunicación directa, generalmente desconocen lo que quiere el público.